El nacimiento del río Buna es uno de lo más grandes y, sin duda, más bonitos de Europa. Es uno de los mejores ejemplos de zonas de aguas subterráneas kársticas.
El agua fluye fuera de un acantilado de 200 metros de alto tan abundantemente que, en su misma salida, queda formado un caudaloso río Buna. En el nacimiento, se localiza también una Tekija construida en el siglo XVI para el orden derviche que es, hoy en día, el lugar más místico en Bosnia y Hercegovina. La Tekija está abierta a los visitantes durante todo el año y tiene un hermoso jardín con vistas al nacimiento del río Buna, donde se puede tomar una bebida refrescante, un café turco o un té.

DISTANCIA: 10km